El phishing centra su objetivo en el robo de dinero

Es una de las técnicas más habituales de los ciberdelincuentes. El phishing consiste en el envío de mensajes (inicialmente en su mayoría a través del correo electrónico y poco a poco también a través de servicios de mensajería o redes sociales) en los que el ciberdelincuente intenta engañar a la víctima suplantando la identidad de una empresa u organismo.

El objetivo es conseguir, de este modo ilegítimo, los datos de las víctimas o hacer que accedan a una página web también fraudulenta y que dejen sus datos en ella.

Una información que, en los últimos años, ha ido centrándose lógicamente en los datos de carácter económico.

Concretamente, de acuerdo con la compañía Kaspersky Lab, el 53% de los ataques globales de phishing que se efectuaron durante 2017 fue de carácter financiero.

Dentro de esta categoría principal, se sitúa en primer lugar la suplantación de entidades bancarias, seguida de los sistemas de pago y las tiendas online.

Protección ante el phishing

Para hacerle frente a esta técnica e intentar protegerse de la forma más eficaz, los analistas de Kaspersky Lab recomiendan las siguientes medidas:

  • Al pagar online, verificar siempre la legitimidad de un sitio web. Esto incluye tanto conexiones https como el nombre del dominio que pertenece a la organización a la que creemos estar pagando.
  • Utilizar una solución de seguridad que incluya tecnologías anti-phishing basadas en el comportamiento. Esto permite identificar incluso las estafas de phishing más recientes que aún no han sido incorporadas a las bases de datos.

Puede leer la noticia completa aquí

Comments are closed